¿Qué es el ROI? Calcula el retorno sobre la inversión

qué es el ROI

En el mundo empresarial, para evaluar si una inversión es rentable se estudia su periodo de amortización y el beneficio que puede ocasionar. Esto es aplicable en todos los campos y, en marketing digital, saber qué es el ROI y cómo se calcula sirve para conocer si el gasto empleado en una estrategia ha valido la pena o no.

Qué es el ROI

El ROI en marketing son las siglas de Return of Investment, que traducido es el retorno sobre la inversión. Es un coeficiente utilizado para conocer el dinero ganado o perdido en las diferentes acciones que se han llevado a cabo.

Cuando queremos posicionar una página para promocionar nuestros productos o servicios, es necesario realizar diferentes gastos como anuncios, creación de contenidos, generación de enlaces, etc. Todo eso conlleva una serie de inversiones que deben ser devueltas con los ingresos que generemos en la aplicación de nuestras estrategias.

Conociendo el ROI de todo esto, podemos evaluar si la estrategia ha merecido la pena o, si por el contrario, debemos modificarla o ampliarla. Por lo tanto, el ROI nos sirve tanto para calcular el retorno de inversión como para poder comparar y optimizar todas nuestras acciones estratégicas de marketing digital.

Cómo se calcula el ROI

Para calcular la fórmula ratio del ROI se emplea la siguiente fórmula:

fórmula ROI

El importe de los beneficios lo obtendremos de hacer la resta entre las ganancias y la inversión realizada.

Imaginemos un simple ejemplo: hemos invertido 2000 € y los beneficios han sido de 4000 €, el ROI será:

ROI = 4000 / 2000 = 2

Esto implica que el retorno de la inversión fue de 2 veces lo invertido. También puede expresarse el ROI como el 200 %.

Beneficios de calcular el ROI en marketing

La principal ventaja de formular el ROI en una estrategia de marketing digital es la disminución de gastos y el aumento de los beneficios. Y esto es así, porque de esta manera un gestor puede evaluar qué acciones llevadas a cabo tienen rendimiento y cuáles no, pudiendo así, realizar las correcciones oportunas.

Con este dato, pueden eliminarse aquellas acciones que no obtienen rendimientos ni que aportan valor a la marca. Sin embargo, debemos tener en cuenta que no todo va a tener resultados a corto espacio de tiempo. En ocasiones, estos tardan en llegar, por lo que debemos considerarlo antes de tomar una decisión.

El ROI permite una mejora constante, ya que facilita identificar patrones y permite llevarlos a cabo en otras fases o repeticiones de un negocio. Por ejemplo, si denotas un ROI optimizado en una de tus webs, ya sabes que las acciones que has llevado a cabo son buenas, y esas las implementarás en otras que crees más adelante.

Por todo ello, saber qué es el ROI te permitirá tomar decisiones más rápidas una vez que hayas conseguido la optimización de las ratios.

¿Quieres artículos de calidad para tu web?
En Digital Content nos encargamos de crearte todo el contenido para tu blog o ecommerce. Tendrás textos SEO cada semana en tu blog sin necesidad de escribirlos tú ni preocuparte por el día de publicación.

Consejos para conseguir un buen retorno de la inversión

Ya tenemos claro que mide el ROI, pero ¿qué podemos hacer para conseguir una buena ratio?

Pues, según puede desprenderse de formular el ROI, tenemos que conseguir obtener el máximo de beneficios con el mínimo de inversión. Y para esto, podemos realizar una serie de acciones en nuestras estrategias de marketing digital. Estas son algunas:

  • Contenidos de calidad: fundamentales para un buen posicionamiento y para realizar buenas conversiones. Bien si los hacemos nosotros o si los contratamos, la diferencia entre un buen contenido y un mal contenido no implica un gasto extra, por lo que ayuda a aumentar el ROI de forma segura.
  • Conocimiento del público objetivo: teniendo claro cuál va a ser nuestro usuario tipo, podremos establecer los contenidos adecuados para él. Al igual que el caso anterior, podemos mejorar sustancialmente nuestro ROI sin cometer ningún tipo de gasto.
  • Utilizar el SEO: el SEO es imprescindible para que nuestra web tenga visibilidad. Sin él, nuestras páginas no aparecerán en las SERP y no tendrán relevancia ninguna. Hay muchas webs muy profesionales que son tremendamente estéticas, pero no optimizan los aspectos SEO, seguro que obtienen menos ROI que las que sí prestan atención a todo esto.
  • Una buena estrategia de linkbuilding: esto significa gastar, pero hay que hacerlo sabiendo lo que se hace, no a lo loco. Un profesional podrá multiplicar el ROI de esta inversión en comparación con otro que no lo sea.
  • Fidelización de clientes: si ya los tienes, puedes hacer que consuman más u otros tipos de artículos que tengas. Hay técnicas como el upselling, que se basan en ofrecer productos o servicios de más valor a los clientes, de esta forma se sube el ROI, ya que aumentan los ingresos con los mismos gastos realizados.
  • Optimizar la conversión: si ya se tienen numerosas visitas, pero no se obtienen suficientes ingresos suele ser por una mala técnica de conversión. Modificar este parámetro es una de las causas más habituales de subir el ROI en un negocio online.

Ahora que ya sabes qué es el ROI, es el mejor momento para optimizar tu web, ya que puedes valorar y medir las diferentes acciones que puedes llevar a cabo. Y lo mejor de todo, una vez que domines las ratios, podrás emplear la misma metodología en los futuros negocios que emprendas.