Cómo utilizar los verbos de acción en tus textos y hacerlos más atractivos

Cualquier usuario que navega por Internet tiene a su disposición miles de sitios online, así que tenemos la difícil tarea de conseguir que, una vez que llega a nuestra web, esta le resulte lo suficientemente atractiva como para pasar un tiempo en ella y además llegar a efectuar la conversión, ya sea dejándonos un lead o realizando una compra. Para conseguir este objetivo tenemos muchas herramientas, pero sin duda los verbos de acción y el copywriting son claves.

¿Qué son los verbos de acción?

Desde el punto de vista gramatical, los verbos de acción son aquellos que hacen referencia a acciones que puede realizar o padecer un sujeto. Pero si nos centramos en los verbos para contenidos web, aquí lo que buscamos realmente es incitar al lector para ir acercándolo poco a poco hacia la conversión.

En general consideramos verbos de acción a todos aquellos que son capaces de captar la atención del lector e impulsarlo por el embudo de ventas.

Por qué utilizar palabras y verbos de acción

Las páginas web han cambiado mucho desde sus inicios, especialmente aquellas que de forma directa o indirecta quieren vender un producto o un servicio. El usuario que visita una web no desea que esta sea un anuncio que le cuente lo bueno que ese artículo o ese servicio que le interesa, quiere algo que le aporte valor añadido.

Esto nos demuestra la importancia de usar frases para captar la atención del cliente. Porque si tras echar un vistazo rápido a la web no ve nada que llame su atención, lo más seguro es que la abandone después de unos segundos.

La selección de los verbos para contenidos aporta diferentes ventajas:

  • Atrae tráfico hacia la web, ya sea desde las redes sociales, una landing page o cualquier otra herramienta usada para conseguir visitantes.
  • Mejora la información sobre el producto o servicio, haciendo que el cliente potencial pueda decidir de forma rápida si le interesa o no.
  • Aumenta la conversión. Si el texto atrapa al visitante, existen muchas más posibilidades de que realice la acción que estamos esperando por su parte.
  • Mejora el posicionamiento. Un contenido más interesante y atractivo, así como un buen enlazado interno hace que el usuario pase más tiempo en la web, consiguiendo así que Google considere que el sitio web es de calidad.
  • Aumenta la fidelización del cliente. Si en lugar de limitarnos a describir productos o servicios usamos los verbos de acción para generar un impacto emocional, aumentamos el engagement y conseguimos fidelizar al cliente.

Ejemplos de frases para captar la atención del cliente

Para saber qué verbo de acción usar en cada caso y cómo debería estar construida la frase para resultar lo suficientemente atractiva como para llamar la atención del usuario es esencial que primero conozcas a tu cliente potencial. Se trata de usar un lenguaje con el que se sienta identificado y que de verdad pueda causar un impacto en él.

Aquí te dejamos algunos ejemplos que te pueden servir de inspiración:

  • Construye tu propio negocio online y empieza a ganar dinero desde hoy mismo.
  • Cumple tus sueños, ahora sí puedes vivir en una casa de lujo.
  • Las mejores herramientas para planificar tu tiempo de trabajo.
  • ¿Imaginas tener unos ingresos extra cada mes?
  • Mejora tu alimentación en solo cinco pasos.

La clave está en que con estas frases captamos rápidamente la atención del usuario. En solo un vistazo ya puede hacerse una idea de lo que va a venir a continuación y habremos despertado su curiosidad de tal manera que va a querer seguir leyendo.

Errores a evitar

Ser demasiado escueto

El castellano tiene una gran riqueza léxica y es algo que deberíamos aprovechar al hacer copywriting. No se trata de extender los textos más de lo necesario, sino de llamar a las cosas por su nombre y conseguir que los términos usados sean precisos y llamativos.

Suscribir es un verbo de acción, pero está claro que es mucho más efectivo decir “suscríbete al boletín y no te pierdas ninguna novedad” que decir simplemente “suscríbete”. En el primer caso conseguiremos muchos más leads que en el segundo, porque hemos empujado al lector a la acción, pero además le hemos aclarado qué va a conseguir si lleva a cabo esa acción que esperamos de él.

No conocer bien a tu lector

Tal y como decíamos antes, una de las claves para conseguir que nuestros textos sean realmente persuasivos es conocer bien al público al que van dirigidos. No deberías utilizar el mismo lenguaje si tus lectores son adolescentes o jóvenes que si se trata de personas en la mediana edad.

Pero hay que valorar otros aspectos además de la edad. También hay que tener en cuenta el estilo de vida, el nivel educativo, el nivel cultural e incluso la ubicación geográfica del destinatario del texto.

No medir los resultados

Puede que hayas hecho un gran esfuerzo para crear lo que tú consideras un texto perfecto, pero no te puedes quedar ahí. El siguiente paso es hacer una monitorización de los resultados y ver si de verdad estás consiguiendo más conversiones.

Si es así, enhorabuena, ya tienes una pauta sobre la que seguir trabajando para mejorar los textos de tu web. Si no lo has conseguido, es hora de darle una vuelta a tu contenido para hacerlo más atractivo para el usuario.

 

Conocer y manejar bien los verbos de acción conseguirá que tu web sea mucho más efectiva a la hora de conseguir conversiones. La palabra puede ser una de tus mejores herramientas de venta, así que no dudes en dedicarle a los textos todo el tiempo que sea necesario.