Cómo hacer el briefing de redacción perfecto 

como hacer un briefing perfecto

Elaborar un buen briefing de redacción para los contenidos de tu proyecto web es algo esencial dentro del desarrollo de una estrategia de contenidos sólida y coherente.

El tipo de comunicación que usamos en nuestros canales digitales tiene una importancia trascendental para nuestra imagen de marca. El lenguaje que utilizamos y cómo nos expresamos influyen de forma directa en cómo nos percibe nuestro público. 

Pero en muy pocas ocasiones podemos redactar todos los contenidos de nuestro proyecto web nosotros mismos. Desde el texto perfecto para nuestra home, la página de quiénes somos, o las landing page de conversión, pasando por todos los artículos del blog. Todos tienen una función específica y deben estar optimizados para cubrir las intenciones de búsqueda de los usuarios para conseguir que nos visiten. Y una vez dentro, orientarlos a lo que queremos obtener de ellos.

En definitiva, en la mayoría de los casos, nos vemos abocados a contar con redactores, bien sean internos o externos, que nos permitan delegar las tareas de redacción de contenidos. Para llevar con éxito esta tarea, debemos tener plena confianza en que los redactores entienden lo que necesitamos con cada uno de los contenidos solicitados.

Por eso, en nuestra relación con ellos debemos tener muy claro cómo hacer un briefing. De este modo obtendremos como resultado un texto que será justo lo que estábamos buscando. 

Además, nos permitirá ahorrar tiempo de aclaraciones, discusiones, o modificaciones posteriores del resultado final de los trabajos.

Como sabes, en Digital Content trabajamos con cientos de redactores especializados en diferentes temáticas. En este artículo, te enseñamos cómo hacer el mejor briefing de contenidos, basándonos en nuestra experiencia y en todo el tiempo que hemos pasado resolviendo errores que podíamos haber anticipado. 

¿Qué es un briefing de redacción de contenidos?

Para saber cómo elaborar un buen briefing de contenidos, primero debemos entender bien qué es un briefing. Se trata de una descripción de nuestro encargo, el texto a través del cual le explicamos al redactor qué queremos que haga.

Lo que hacemos con el briefing es tratar de dar las directrices del trabajo a realizar. A través de él, indicaremos qué queremos exactamente que haga y cuáles son los objetivos a cubrir con el texto encargado.

No hace falta extenderse demasiado. No debemos hacer un briefing más largo que el propio artículo, pero sí que debe contener los aspectos básicos y fundamentales que eviten al máximo las ambigüedades y nos permitan saber a ciencia cierta qué vamos a obtener. 

Como hacer el briefing de contenidos perfecto

Cómo redactar el mejor briefing de contenidos

En la mayoría de las ocasiones, con el fin de optimizar nuestro tiempo, nos conformamos con establecer el título del artículo, un par de fuentes o recomendaciones generales y poco más. 

Pensamos que el redactor es un profesional que se dedicará a documentarse y resolverá el trabajo. Y en muchos casos puede ser cierto, y nos entregará un buen texto.

Sin embargo, el redactor no tiene la visión global ni todos los aspectos adicionales de nuestro proyecto que son los que tienen que dar el toque de calidad al contenido, tanto en aspectos relacionados con el SEO, como en otros de usabilidad y satisfacción del público objetivo.

Si queremos completar todos estos puntos, debemos considerar los siguientes capítulos básicos a incluir en nuestro briefing.

Estilo y estructura

Como siempre que hacemos cualquier indicación o aproximación a un texto, iremos profundizando desde los aspectos más generales a los detalles más particulares.

Lo primero que tenemos que considerar es el estilo general que queremos otorgar a nuestro texto.

Normalmente, el estilo y estructura será siempre el mismo dentro de nuestro proyecto web. Por esta razón, debemos pensarlo detenidamente, de manera que nos valga para todos los contenidos que tengamos que encargar en este proyecto.

Dentro del estilo y estructura, especificaremos tres puntos fundamentales.

Audiencia Objetivo

¿A quién va dirigido nuestro texto? Si identificamos quién será el lector potencial, daremos muchas pistas al redactor sobre el tono que debe utilizar y el tipo de lenguaje que el lector espera encontrar. 

No es lo mismo un texto orientado a estudiantes de secundaria, que un artículo enfocado a una audiencia senior de más de 50 años.

Web de publicación

Es importante especificar en qué web se publicará el texto. El redactor debe poder leer otros textos de la misma web para identificar el tipo de lenguaje utilizado, los giros, el tipo de contenido multimedia de otros textos, etc. 

En el briefing de contenidos pediremos expresamente al redactor que debe empaparse de otros textos anteriores dentro del mismo proyecto web.

Estructura

Por último, tendríamos que especificar el estándar que estamos buscando en cuanto a estructura del artículo. Por norma general, nosotros utilizamos una estructura basada en introducción, apartados H2 y conclusiones. No está de más especificar qué estamos esperando en cada uno de estos grandes bloques de información.

Estilo y estructura en un briefing de contenidos

Número de palabras

Especificar la extensión es fundamental dentro de nuestro briefing de contenidos. Junto con la profundidad técnica, es el aspecto clave que implicará mayor coste o tiempo de ejecución. 

No existe una norma clara en cuanto a qué número de palabras es el óptimo. Dependerá de la intención de búsqueda que estamos pretendiendo cubrir con el artículo. 

Sí que parece que textos a partir de 800 – 1000 palabras suelen considerarse por Google como más relevantes, pero hay textos de 500 palabras o menos que se posicionan perfectamente porque responden a las intenciones de una manera clara y directa.

Como en muchas otras decisiones, las SERP nos pueden indicar mucho sobre el volumen a trabajar en un texto concreto.

Por ejemplo, si buscamos en Google “cuál es el mejor robot aspirador”, nos encontraremos con unos primeros resultados orgánicos de entradas de más de 2000 o 3000 palabras llenos de análisis en profundidad de modelos. Intentar posicionar con un texto por debajo puede llegar a ser muy complicado.

SERP Mejor robot aspirador

Primera posición orgánica mejor robot aspirador
Queríamos poner más pantalla… Pero no nos cabía. Ejemplo de necesidad de una gran extensión de texto para posicionar.

 

Sin embargo, si buscamos “calculadora de ritmos”, nos encontraremos con entradas de dominios o páginas de mucha autoridad con muy poco texto. En esta ocasión, la intención se resuelve con una funcionalidad muy concreta, por lo que el número de palabras es menos relevante.

Primera posición orgánica con poco texto
Ejemplo práctico: con muy poco texto se puede posicionar, si respondemos al Search Intend

 

NOTA: no te comas la cabeza… Si no eres un friki del running, lo de la calculadora de ritmos te sonará a chino.

Palabras clave SEO

Uno de los objetivos principales que queremos conseguir con nuestros contenidos es el posicionamiento SEO. Y eso se consigue atacando con cada texto una intención de búsqueda concreta, lo que se traducirá en una optimización SEO para unas palabras clave determinadas.

En nuestros briefing indicaremos cuál es la palabra clave principal que debe optimizarse, junto con al menos un par de palabras clave secundarias que ayuden semánticamente a dar sentido y orientar el texto.

Descripción del contenido

Como puedes imaginar, la descripción del contenido suele ser lo más importante si quieres saber cómo hacer el mejor briefing de contenidos.

Vamos a desglosar todo lo que tenemos que aportar al redactor.

Intención de búsqueda a trabajar

Lo primero que debemos identificar es el objetivo del artículo. Qué queremos conseguir. Esto se resume con la intención de búsqueda. 

No bastará con identificar si se trata de un texto comercial o informativo. Tendremos que especificar qué es lo que queremos resolver con nuestro contenido.

Deja claro al redactor que es muy conveniente que esta información se dé en los primeros párrafos del texto. De este modo, cualquier lector sabrá qué le espera si continúa leyendo.

La importancia del título vs [H1]

Aunque hay mucha literatura a favor y en contra de la etiqueta [H1] para el posicionamiento SEO, algo que debemos plantearnos es si queremos diferenciarla del título.

Aunque no es algo que al redactor deba afectarle demasiado, sí que es importante separar específicamente el título del artículo, más orientado al usuario, del [H1] que vamos a usar, más orientado a los motores de búsqueda.

Los encabezados [H2] a utilizar (y los [H3])

Si especificas qué apartados tendrá el texto a nivel de encabezados [H2] y [H3], junto con una pequeña descripción de lo que quieres que contenga cada uno de ellos, sabrás exactamente qué obtener.

Normalmente, los primeros H2 resolverán la intención principal de búsqueda, mientras que los [H3] apoyarán contexto y reforzarán las palabras clave secundarias para conseguir un texto redondo.

Una vez más, si no tienes claro qué encabezados H1, H2 y H3 utilizar, estudia los resultados de búsqueda para saber que contenido puedes darle a tu texto.

Las fuentes externas

Cuantas más fuentes externas ofrezcamos al redactor, más sencillo será obtener el texto que buscamos. Indica en qué otros artículos se puede basar para completar ciertos puntos, o aquellos que pueden resultar de inspiración para hacer algo parecido.

Enlazado

Por último, pero no por ello menos importante, tendremos incluir en el briefing de redacción de contenidos qué enlaces queremos incluir. 

El enlazado, tanto interno como externo es una parte fundamental dentro de la estrategia de posicionamiento. 

Los enlaces deben incluirse en el texto de manera natural, jugando con los anchor text y con los contenidos que deben ser enlazados, de manera que se otorgue credibilidad al texto con fuentes externas adicionales, y autoridad a otras páginas internas.

Consejos y ejemplos de redacción

Está claro que si has externalizado la redacción de contenidos es porque no tienes tiempo para ella, pero, si quieres que tu web o blog cuenten con los artículos que realmente te gustaría ver en ellos, debes dedicarle tiempo a hacer un buen briefing.

Por eso en Digital Content es una de los aspectos que más valoramos de nuestro servicio.

Piensa que tu redactor tiene mucho trabajo pendiente y no puede invertir tiempo en leer instrucciones demasiado complejas o extensas. Lo mejor en estos casos es que seas breve y conciso. Que con una sola leída le quede perfectamente claro qué es lo que quieres.

Este sería un mal ejemplo de descripción del contenido dentro del briefing: “artículo que desarrolle la idea del título”. 

¿Por qué es malo? Porque en realidad no le estamos aportando nada al redactor. Si el título es “Ideas y tendencias vistas en Casa Decor 2020” y el texto es de solo 800 palabras, el profesional se encuentra que tiene que tratar un tema demasiado amplio en muy poco espacio. Al contrario, pasaría lo mismo. Si lo que queremos es un texto de 2000 palabras, el redactor puede que no acabe de encontrar inspiración suficiente y llene de palabra sin sentido el contenido. ¿Cómo va a saber de qué debería hablar en el texto y de qué no? Es probable que se centre en algunos aspectos que quizá no queramos incluir.

Una opción más correcta, sería algo así como el ejemplo de briefing que te proponemos a continuación, directamemente extraído de la plataforma Digital Content, y un reflejo de como lo trabajaríamos en un calendario de proyectos.

Propuesta de briefing de contenidos perfecto

 

Como ves, en todas nuestras propuestas de calendario editorial nos basamos en nuestras propias recomendaciones para hacer el briefing de contenidos perfecto. De este modo, el trabajo del redactor es mucho más sencillo y más eficiente, pero sobre todo, la persona responsable de los contenidos y el SEO del proyecto destinatario sabe lo que va a obtener desde el primer momento y supervisa si le conviene o no dentro de su estrategia de contenidos global.

En definitiva, cuando decides crear un artículo para tu web tienes en la cabeza mucho más que el título, y al desarrollar el briefing lo que haces es transmitirle al redactor qué es lo que necesitas. El tiempo que inviertes en crear un pequeño esquema de redacción, e incluso en buscar fuentes que te parezcan interesantes, es tiempo que vas a ahorrar después en pedir correcciones porque el texto no es lo que querías.

 

Ahora que ya sabes cómo hacer un briefing, te resultará mucho más sencillo externalizar la creación de contenido, y tendrás la seguridad de que los textos que va a tener tu web o blog serán justo como tú quieres que sean. Y si te da pereza o te sientes incapaz, ya sabes dónde encontrarnos.