15 Pautas para escribir como un profesional

Te has planteado comenzar a escribir. Quieres redactar tus propios contenidos porque has leído muchos artículos de internet, de otros blogs, portales de noticias… y tienes claro que tú puedes hacerlo igual o mejor que ellos.

Sin embargo, cuando te sientas delante de tu ordenador y abres un procesador de textos, te das cuenta de que no es tan sencillo. Sí, si tú sabes lo que quieres decir, y lo tienes todo en la cabeza. Pero ninguna de las palabras que escribes para comenzar tu texto te convencen, ¿qué está pasando?

Hoy quiero enseñarte a escribir tus propios textos. Voy a darte unas pautas para que aprendas a redactar tus propios contenidos obteniendo un resultado profesional.

Escribiendo contenidos

Aprende a escribir como un profesional

Escribir es un trabajo muy bonito. Ser capaz de poder transmitir un mensaje con tus propias palabras, componiendo un texto bonito y que guste a tus lectores, es muy gratificante.

Cuando escribes un contenido, bien para tu blog, tu página de ventas o tus redes sociales, no se trata de dejar fluir tu imaginación y dejarte llevar por tu creatividad escribiendo todo lo que te viene a la cabeza.

Tienes que hacer un trabajo previo con una serie de tareas para conseguir un resultado llamativo, bonito, creativo y profesional.

Voy a darte 15 pautas para escribir que te ayudarán a ordenar todas las tareas que debes hacer cada vez que quieras elaborar cualquier texto.

Espero que te sirva como una checklist, especialmente si estás comenzando a escribir de manera profesional.

Lee mucho

Esto es algo que no se puede negociar. Es como si tú quieres dedicarte a dar clases de gimnasia pero nunca haces deporte. Tienes que convertir la lectura en un hábito. Porque leer te dará muchísima soltura de vocabulario, algo imprescindible cuando quieres escribir.

Yo sé que igual estás pensando que no hay ningún tipo de novela que te enganche; pero déjame que te lleve la contraria. Porque sí que existe una novela que te gusta.

Si no tienes el hábito de leer te aconsejo que te unas a clubes de lectura. Trata de leer algo todos los días; mira, yo siempre tengo que leer un rato antes de irme a dormir. Si lo haces durante 21 días seguidos ya habrás cogido el hábito, ¿te apuntas al reto?

Observa todo lo que te rodea

Da igual si quieres escribir artículos para un blog o contenido para tus redes sociales. El día a día puede darte muchas ideas que luego te ayudarán en la elaboración de tus textos.

Cualquier cosa que pasa a tu alrededor puedes utilizarla como un enlace hacia el contenido que quieres redactar. No hay nada que me resulte más aburrido cuando leo un contenido en internet, que los artículos que solo te describen una situación o un producto.

Tienes que sacar tu lado creativo. Y las situaciones cotidianas son grandes aliadas que te ayudarán a conseguirlo.

Conoce a tu competencia

Aunque tú tengas mucho control sobre lo que quieres escribir, tienes que saber qué y quién ha escrito sobre ésto antes que tú.

Tanto si tienes un ecommerce como si tu blog es temático, te aconsejo que conozcas a toda tu competencia. No solo te ayudará a la hora de mejorar tus objetivos; también tendrás controlados los contenidos que van publicando.

Y si hay algo sobre lo que nadie ha escrito todavía y tú puedes hacerlo, adelante. Sé el primero siempre que puedas.

Realiza una buena investigación previa

Antes de empezar a escribir cualquier texto, tienes que hacer una importante labor de investigación previa. Debes conocer lo que hay ya publicado sobre lo que tú quieres escribir.

Puede ayudarte a ampliar toda la información que tú quieres aportar, además de conocer qué se ha dicho y qué no se ha dicho ya sobre ese contenido tan maravilloso que vas a publicar en breve.

Conoce a tus lectores mejor que a ti mismo/a

Esto es algo a lo que debes dar mucha importancia, porque te ayudará a conectar con tus lectores. Cada vez que escribes un post, un página de tu website o un contenido para tus redes sociales, tienes que escribir para tus lectores potenciales.

No escribas para todo el mundo, como hace mucha gente. Porque no a todo el mundo le gusta el tema del que hablas. Si escribes para tus lectores conseguirás conectar con ellos, interactuar con ellos y alcanzar tu objetivo.

Haciendo curación de contenido

Haz un esquema previo de tu contenido

Esto te ayuda mucho a la hora de colocar tu contenido. Siempre tienes que redactar tus textos de mayor a menor importancia. Si no tienes muy claro cómo valorar esto, te doy un truco.

Presta atención a los contenidos que ya están escritos en la red, y observa cómo han colocado la información que quieren transmitir. O, dicho en términos de SEO, coloca el contenido que da más respuesta a la query del usuario al comienzo de tu post.

Ordena tu contenido

Es algo vital para darle sentido a tu texto. Tienes que ser capaz de ordenar las ideas de todo lo que quieres contar.

Ayúdate de subtítulos para que el texto no sea demasiado largo y tedioso. Los famosos H1, H2 y H3 que ordenarán en importancia de mayor a menor todo tu contenido.

¿Quieres un truco? nunca redactes más de 300 palabras en cada subtítulo de tus textos.

Escribe de manera correcta

Tu ortografía tiene que ser perfecta. Nadie seguimos atendiendo el contenido de un texto que está mal escrito. Y cuando te hablo de ortografía también me refiero a las tildes, que son las grandes olvidadas.

Aunque escribas de manera perfecta te aconsejo que abuses del corrector ortográfico. Te lo digo por experiencia; muchas veces nos pasamos mucho tiempo escribiendo y llega un momento que en lugar de escribir “momento” ponemos “moemto”, por ejemplo.

Escribe con armonía

La mejor armonía que puede salirte en un texto es escribiendo para tus lectores. Escribe usando un lenguaje totalmente conversacional con tu lector. Pregúntale cosas, cuéntale una anécdota, invítale a que te comente lo que piensa, etc.

Nunca dejes tu texto desnudo; enfatiza lo importante con negritas. Con ellas tienes que conseguir que tu lector entienda todo el contenido solo viendo las negritas, pero sin abusar de ellas.

Y no olvides incluir algún contenido multimedia; una imagen, un vídeo, una infografía. Encuentra la armonía entre el texto y el resto de elementos que incluyas en tu texto.

Facilita la lectura de tu texto

Tienes que escribir para tus lectores; debes facilitar la lectura de tus contenidos. No abuses de frases muy largas; puedes poner alguna, pero no es bueno que tu texto esté lleno de ellas.

Ayúdate de signos ortográficos como comas o puntos y comas. Tampoco abuses de párrafos muy largos; lo ideal es que no tengan más de 3-3,5 líneas.

Y coloca signos ortográficos que rompan con la monotonía del texto. Las listas de contenidos funcionan muy bien visualmente, y ayudan mucho a ordenar contenidos.

Presentando un esquema de trabajo

Crea tu propio estilo de escritura

Cuando escribas sé tu mismo/a. No trates de buscar un estilo de escritura diferente a como tú te expresas habitualmente, porque tus lectores lo notarán.

Hay mucha gente que se apoya en alguien que le aporta seguridad para lanzarse a escribir. Esto es una especie de escudo para conseguir ese empujoncito que todos necesitamos alguna vez.

No es una mala idea como punto de partida; pero te aconsejo que no pierdas tu esencia. No te conviertas en un personaje de ti mismo/a, sé tú mismo/a.

No rebusques ninguna palabra

No es necesario que te aprendas un vocabulario pedante, complejo y que solo tú entiendes. Al contrario, esfuérzate en transmitir tu contenido de la manera más sencilla posible.

Créeme que las palabras sencillas llegan mucho más que cualquier vocablo redundante y pesado, que no viene a cuento en tu texto. Ya sabes que menos es más, siempre.

Storytelling, un concepto que siempre ha existido

Es algo que está muy de moda y nos lo venden como un concepto muy novedoso. Pero piensa que siempre, a lo largo de la historia, nos han contado muchas historias.

Te aconsejo que utilices un poco de storytelling en los textos que escribas. Esto te ayudará por partida doble; por un lado, te vendrá muy bien para tratar de explicar parte de tu contenido.

Y por otro lado, es una excelente manera de conectar con tus lectores. Una de las máximas que nunca debes olvidar cada vez que escribes, es que tus textos tienen que ser amenos y entretenidos.

Cuando nos cuentan historias, prestamos mucha más atención que cuando nos están describiendo el funcionamiento de la batidora que nos hemos comprado esta mañana.

Escribe solo el contenido que vale la pena

No metas paja, nunca. Es absurdo pensar que un contenido de 10.000 palabras, lleno de texto sin sentido, queda mejor que un post de 300 palabras pero con un valor brutal.

No te obsesiones con el tamaño de tu texto. Ni porque le des un enfoque SEO, ni por pensar que con 500 palabras te queda escaso. De verdad, centra tus esfuerzos en conseguir un texto claro y conciso. Si lo haces así, a mí me tienes ganada.

Practicando storytelling

Crea un contenido de valor

Si no vas a redactar un texto que aporte valor a tus lectores, te aconsejo que no lo hagas. Todo eso que te he contado antes sobre hacer curación de contenido, conocer los textos de tu competencia… también te ayuda para poder dar más valor a tu contenido.

Cuando tú buscas en la red y encuentras los contenidos que está leyendo la gente, una de las reflexiones que debes hacerte es cómo puedes mejorar todo eso para que te lean a ti, para llegar a estar en primera posición.

Esto te ayudará a incrementar tu autoridad y conseguir lectores de más calidad.

¿Tienes alguna pauta especial cuando escribes tus textos?, ¿te lo lees en alto, como hago yo, antes de darlo por terminado?, ¡Cuéntanos!