Cómo comenzar un texto

Es la parte más difícil y más importante de un texto. La manera en cómo comienzas a escribir un contenido determinará si tu lector se queda, o no, hasta el final.

Es en este pequeño párrafo de introducción donde tienes que conseguir llamar toda la atención de tus lectores.

Hoy quiero enseñarte a redactar el comienzo de un texto. Además, te daré unos tips para que puedas ponerlo en práctica en tu próximo contenido.

Words

Qué información debes incluir al comienzo de un texto

El comienzo de un contenido, al igual que ocurre con el título, es lo primero en lo que se fijarán los internautas que entren a leerte.

Es como el escaparte de una tienda. Tú vas por un centro comercial, Internet, y de repente te llama la atención un escaparate, el contenido. Cuando te paras a echar un vistazo general, de repente hay algo que te ha gustado y decides entrar a ver de cerca o probarte (continuar leyendo), lo que acaba de llamar tu atención.

Así es como nos comportamos los internautas cuando estamos navegando por la red. Y esta forma de actuar es mecánica y muy rápida. Nuestro cerebro escanea en 2 segundos cada comienzo de los contenidos, y de manera muy rápida decide si quiere saber más, o no.

Por tanto, tienes que ser capaz de concentrar un extracto de todo tu contenido en el comienzo; y además, tienes que conseguir que sea lo suficientemente atractivo como para que tus lectores continúen leyendo.

Porque nunca olvides que hay otras muchas personas que también han escrito sobre el mismo tema de tu texto. Y siempre tienes que diferenciarte si quieres destacar del resto.

Cómo de largo debe ser el comienzo

Para darte respuesta a esta pregunta no existe una regla exacta. Tampoco es algo que vaya proporcionalmente con el contenido total; es decir, si estoy redactando un post de 1000 palabras, el comienzo tiene que tener 50.

No, al menos yo no lo hago así. Yo te aconsejo que comiences un texto con tres pequeños párrafos y una imagen.

En el primero incluye la keyword para que tu lector sepa de qué va el post. En el segundo párrafo facilita una información relevante y que aporte valor.

Te aconsejo que utilices verbos de acción porque funcionan muy bien y ponen a funcionar el cerebro, lo cual significa que es muy probable que quiera saber más.

Letras del abecedario

Y, por último, explica en muy pocas palabras el esquema del contenido que se encontrará el lector.

Finaliza los tres pequeños párrafos con una llamada a la acción. Hay mucha gente que piensa que un CTA es sólo válido cuando estamos en una página de ventas y queremos que el cliente compre.

Sin embargo, un CTA funciona en cualquier momento en el que tú quieras que tu lector o cliente haga algo. Cuando finalizas del comienzo de tu texto, ¿qué quieres que haga tu lector?, imagino que quieres que continúe leyendo, ¿verdad?

Pues díselo, haz una llamada a la acción. Aquí te dejo algunos ejemplos que funcionan: “¡vamos allá!”, “¡comenzamos!”, “¡al lío!”, “¿de verdad te lo vas a perder?”

A veces, cuando escribo contenidos en los que voy a mostrar a los lectores productos que pueden comprar, por ejemplo, una review, un haul, una guía de compras, etc. utilizo un CTA que me funciona muy bien: “¿nos vamos de compras?”

Y justo debajo de ese CTA debes poner una imagen. Para esto te recomiendo que sigas tu propio instinto; yo te aconsejo que busques una imagen que sea capaz de definir el contenido de todo tu post.

Trata de ser original y no incluyas las típicas imágenes que todo el mundo pone en contenidos similares al tuyo.

Si eres capaz de encontrar una foto original también estarás entrando por los ojos a tus lectores; y es muy probable que consigas tu objetivo de que te lean hasta el final.

Aquí tienes un ejemplo de un comienzo de texto para un contenido que está muy bien posicionado:

Ejemplo 1 de comienzo de un texto

Y este otro comienzo de un tema totalmente diferente:

Ejemplo 2 de comienzo de un texto

¿Existe alguna fórmula magistral para redactar un comienzo impactante?

A nivel copywriting existen varias fórmulas que pueden ayudarte a la hora de redactar tus textos. Cuando tienes que escribir el comienzo de un post yo te aconsejo que pongas en práctica la fórmula AIDA.

Estoy segura de que ya has oído hablar de esto, pero voy a darte unos pequeños consejos que te ayudarán a entender cómo debe ser el comienzo de tus contenidos.

La primera A del acrónimo AIDA significa “Atención”. Es el momento en el que debes concentrar todos tus esfuerzos en conseguir despertar la atención de tus lectores.

Por ello, no debes desvelar todo lo que se encontrará tu lector dentro del post. Di algo relevante, un dato llamativo pero sólo una pincelada. Trata de dejar un halo de misterio para despertar la curiosidad de seguir leyendo.

Como te dije antes, utiliza verbos de acción; son muy poderosos para la mente.

Por si no conoces el resto del acrónimo AIDA, las demás letras son las iniciales de Interés, Deseo y Acción.

Tips que te ayudarán a redactar los comienzos de tus textos de manera profesional

Hay una frase de Gabriel García Márquez que me encantó cuando la descubrí:

“El oficio de escritor es tal vez el único que se hace más difícil a medida que más se practica”

Aquí te dejo algunos consejos que te ayudarán cada vez que te sientes delante de tu procesador de textos y veas que pasa el tiempo sin que se te ocurra nada que escribir.

  • Si no encuentras esa frase de comienzo que consiga enganchar puedes recurrir al storytelling. No abuses de él en esta parte de tu texto, pero una pequeña frase para romper el hielo puede ayudarte a salir del bloqueo y no queda mal.
  • No divagues: en un contenido tan pequeño tienes que buscar las palabras precisas que comuniquen lo que deseas decir. Si te vas por las ramas nadie seguirá leyendo.
  • No abuses de verbos y sustantivos. El contenido que suena tan redundante en un espacio tan pequeño de texto queda muy feo y suele espantar a tu audiencia.
  • Evita los adverbios. Voy a darte un consejo para cuando redactes tus contenidos. Si has puesto un adverbio en una frase de tu texto te invito a que leas esa misma frase en voz alta quitando el adverbio. Si te suena igual, entonces el adverbio sobra.

De verdad, olvídate de generalidades y palabras que sobran. Los internautas sufrimos fatiga de contenido todos los días; facilita el trabajo de escaneo al cerebro de tus lectores.

¿Tienes alguna estrategia que te funciona a la perfección cada vez que comienzas un texto?, ¡Cuéntanos!