Buyer persona: todo lo que necesitas saber para construirlo

perona comprando en internet

Marketing de contenidos, SEO, branded content… existen muchas formas de hacer marketing, y cada estrategia debe diseñarse de una forma diferente. Pero si hay algo que todas ellas tienen en común, es que el primer paso que hay que dar es tener claro quién es el buyer persona. Porque, en función de a quién le estemos intentando vender un producto o servicio, funcionarán mejor unas cosas u otras.

Si el marketing no es efectivo si no hay detrás una estrategia bien desarrollada, y la estrategia no tiene sentido ni puede dar lugar a que alcances los objetivos deseados si previamente no has definido al perfil de cliente al que te quieres dirigir.

Qué es el buyer persona

Es una representación ficticia de tu cliente ideal. Implica crear un personaje individual y hacer una definición específica del mismo hablando de cuestiones como sus hábitos de vida, sus gustos, su trabajo, etc.

Es importante tener clara la definición de buyer persona porque este término se suele confundir con el de público objetivo y no son lo mismo. El público objetivo implica hacer una definición más genérica de las personas interesadas en un producto, mientras que el buyer persona crea una identidad mucho más definida del cliente ideal a través de un personaje ficticio.

Por qué es importante determinar el buyer persona

La información que obtienes de tu buyer persona te ayuda a conocer ese perfil de cliente ideal al que debes dirigirte, pero te permite ir un poco más allá. Gracias a la construcción de este modelo teórico no solo vas a saber si es un hombre o una mujer, su rango de edad, nivel educativo, etc.

También vas a saber mucho más sobre qué retos debe afrontar en su día a día, cuáles son sus motivaciones y qué circunstancias personales y laborales tiene. Y todo esto es importante, porque te permitirá hacer campañas de marketing mucho más personalizadas y efectivas.

Pero no todo es cuestión de marketing y publicidad, un buen conocimiento del buyer persona te permitirá saber qué valor tienen tus productos o servicios para él, y esto te ayudará a tomar decisiones sobre qué productos o servicios tener o no tener en tu catálogo.

La información obtenida a través de tu modelo de cliente ideal te permitirá tomar otras decisiones importantes sobre cuál es el precio más adecuado para lo que tú vendes, así como para elegir los canales de distribución y comunicación, así como depurar el mensaje que quieres transmitir y los valores con los que quieres que los consumidores identifiquen a tu marca.

Cómo construir un buyer persona eficaz

En Digital Content somos especialistas en crear el mejor contenido para tu blog, orientado además al posicionamiento SEO. Pero para que el trabajo de un redactor experto sea todavía más eficiente, es importante que tenga claro quién es el buyer persona del contenido que va a crear.

¿Sabes quién es el lector ideal de tu blog? ¿Ese que tiene más posibilidades de convertirse en un asiduo de tu sitio y de hacer la conversión que esperas de él? Si la respuesta es “no”, necesitas definir el buyer persona de tu contenido.

Aunque hemos mencionado que se trata de un perfil ficticio, eso no quiere decir que haya que inventárselo, tienes que crearlo a través de datos objetivos, así que vas a tener que hacer una labor de investigación.

Recopilar datos

Analizando los datos de los usuarios que pasan por tu blog puedes detectar patrones comunes que te hayan pasado por alto. A fin de encontrarlos vas a tener que revisar en detalle las estadísticas de tráfico.

Si esto no es suficiente, tendrás que recurrir a preguntarle directamente al público para obtener la información que necesitas. Por suerte, puedes conseguir muchos datos con algo tan sencillo como un cuestionario. Pero este debe estar bien diseñado. Puedes preguntar cuestiones relacionadas con la demografía (edad, género, profesión, etc.) o con el consumo de contenidos (redes sociales más usadas, blogs que suele consultar, temas de interés, entre otros).

Analizar los datos

Al final te vas a encontrar con una gran cantidad de información que vas a tener que analizar en detalle para encontrar esas características comunes que comparten muchos de los lectores que pasan por tu blog.

Si detectas que hay muchas mujeres universitarias, sin hijos y que usan mucho Instagram, ahí tienes un hilo del que seguir tirando.

“Crear” a la persona

Utiliza los datos destacados para crear un personaje que cumpla con todos los rasgos comunes. Dale una identidad e imagina cómo sería un día en su vida partiendo de la información que sabes de él o ella.

Ejemplos de buyer persona

Para un blog que aborda el marketing digital desde un punto muy didáctico, y cuyo objetivo es vender cursos de formación, el buyer persona es: Raúl, un joven de 27 años que está cansado de enganchar un contrato temporal con otro. Ha oído que en internet hay muchas formas de ganar dinero y quiere explorar nuevas vías para obtener más ingresos. Tiene claro que antes de llegar a los 30 quiere haber emprendido su propio negocio digital y quiere empezar a aprender desde cero, pero debido a su horario de trabajo no tiene demasiado tiempo para dedicarle a la formación.

Para un blog orientado a la maternidad, cuyo objetivo es vender productos y servicios relacionados con mamás y bebés, el buyer persona puede ser: Clara, mamá primeriza de 36 años que está cansada de recibir los consejos bienintencionados de sus amigas, su madre y su suegra. Quiere criar a su pequeña Laura a su estilo, pero nunca ha tenido demasiado contacto con bebés y se siente un poco perdida. Además, pronto tiene que volver a trabajar y esto le está generando un gran estrés.

 

Ahora que tienes algunas ideas para definir a tu buyer persona solo queda ponerse manos a la obra. También te recomendamos echar un vistazo a nuestro curso gratuito de marketing de contenidos.